AlimentaciónSalud

La obesidad en los pequeños

la-obesidad-en-los-pequenos.thumbnail

Generalmente los adultos nos preocupamos demasiado cuando nuestros pequeños no se alimentan, o comen muy poco, pero es menos común angustiarse cuando sucede todo lo contrario. Es cierto además que la definición de pequeño gordito igual a pequeño sano, no siempre resulta así.

La obesidad en los pequeños tiene distintas consecuencias afectivas y físicas inmediatas y a plazos largos. Entre las afectivas podemos señalar la ansiedad, depresión, dificultad en el relacionamiento con otros niños, autoestima baja, por ejemplo. Mientras que en las físicas se encuentran la hipertensión arterial, desgaste de articulaciones, afecciones respiratorias, pie plano, entre otras.

Existen algunos parámetros que debemos tener presente. Cuando empiezan a comer: no adicionar miel o azúcar a los alimentos, respetar los horarios de todas las comidas, evitar los refrescos e ingerir porciones concordantes con la edad de cada pequeño. Cuando son más grandes: más ejercicio físico, si no desea un alimento no cambiárselo por otro, menos golosinas y dulces, no cambiar permanentemente la fruta por helados, no asociar los premios con postres y poner ensaladas en todas las comidas.

Si el pequeño aumenta de peso en forma pronunciada, será fundamental detener ese aumento. Si ya aumentó de peso será importante tomar las medidas adecuadas. Es necesario partir de la base de un diagnóstico válido y encarar el posible tratamiento que contemple la realidad de cada pequeño. El mejor tratamiento para la obesidad infantil, y en este punto existe total unanimidad, es su prevención.

 

  • http://www.mainada.es Mainada

    Cuánta razón tienes Huracán, tenemos la mala costumbre de defender que un bebé gordito es un bebé saludable y no es así.
    Yo también creo que desde pequeñitos tenemos que ayudarlos a adquirir buenos hábitos, por su salud y para que de mayores no les cueste tanto tener que cambiar las malas costumbres…

    Un saludo!

    Mainada