EducaciónEmbarazoSalud

La maternidad y las 3 heridas de Freud (I)

heridas

Según Freud, la humanidad ha sufrido tres grandes heridas narcisistas como especie.

La primera fue al descubrir con Copérnico que la Tierra no era el centro del Universo, desvirtuando la creencia de ser el sol quien giraba a su alrededor.

La segunda herida la provocó Darwin al afirmar que el hombre estaba emparentado con los simios.

Y la tercera gran decepción, sobre la que Freud atrajo particularmente la atención, fue descubrir que en realidad, no somos dueños de nuestros actos y que el inconsciente, ese extraño desconocido, nos gobierna.

Parodiando estos tres dolores, y desde la idea singular, pero pretenciosamente absoluta de ser una mamá, idea voraz y totalizadora si las hay, podemos sentirnos tan grandes como toda una especie, y tan vulnerables como esta humanidad lastimada de Freud.

La vida de nuestros hijos, en cada gesto de autonomía puede lastimarnos. Sin embargo, portar luego esas cicatrices puede ser uno de  nuestros réditos más saludables.

(Continúa…)