Embarazo

La maternidad a través del arte

Maternity

Ser madre es una de las experiencias más trascendentales y la Historia del Arte da fe de ello: está llena de representaciones de la maternidad. Algunas siguen resguardadas en iglesias y lugares sagrados. Otras muchas visten las paredes de los grandes museos. De las técnicas más clásicas a las nuevas tecnologías, haremos un breve repaso a la figura de la madre con su peque a través del tiempo y todo tipo de estilos.

Del paleolítico al modernismo

Una de las más conocidas, con más de 20.000 años de antigüedad. Hablamos de la Venus de Willendorf, resguardada en el Museo Histórico Natural de Viena. Un homenaje del paleolítico al cuerpo de la mujer, una estatua de pequeñas dimensiones pero cuyas voluminosas redondeces simbolizan el ritual de la fertilidad.

Seguro que habéis visto miles de veces los cuadros dorados y las figuras alargadas de Gustav Klimt. El austríaco quiso rendir homenaje a la figura femenina con Las tres edades de la mujer, de 1905. De frente y en primer plano la madre descansa con su peque en brazos, en perfecta armonía. Esta pintura de estilo modernista se exhibe en la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma.

Las mujeres también

Muchas de las obras más reconocidas fueron realizadas por hombres que idealizaban la maternidad. Curioso, ¿no? La maternidad vista por las madres tiene en Tamara de Lempicka y su Maternity de 1928 una de sus máximas exponentes. Madonna y Barbara Streisand se han inspirado en el estilo de la polaca, un art déco muy cercano al cubismo.

Pero si hay un nombre femenino que ha marcado la diferencia ha sido la fotógrafa Annie Leibovitz, recién galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. A menudo se acusa a la fotografía de moda de ser sexista, pero Leibovitz ha convertido en todo un ritual fotografiarse con tu peque antes de que este haya nacido. ¿Quién no recuerda su retrato del séptimo embarazo de Demi Moore para la portada de Vanity Faire en 1991?