Embarazo

La maternidad en la etapa de madurez

maternidad-y-yoga

Se estima que la edad idónea para la maternidad puede establecerse entre los 23 y 31 años, por considerarse éste el período en la vida de todas las mujeres en que el aparato reproductor se encuentra en mejores condiciones de funcionamiento.

Igual que para las gestantes de corta edad, el embarazo de las mujeres maduras puede comportar inconvenientes fisiológicos y psicológicos. En una maternidad responsable durante la madurez, el mayor equilibrio psicológico de las mamás puede compensarse sobradamente con los problemas de tipos fisiológicos. Sin embargo, es importante extremar los controles médicos antes y durante el embarazo.

En un período en el que se ha alcanzado un mayor equilibrio emocional y se afronta la realidad con gran ilusión y serenidad, las renuncias que imponen los pequeños, la dedicación intensa que requieren, los cambios de hábitos y horarios, pueden ser asumidos por esta mamá adulta con menos ansiedad y mayor paciencia y comprensión que en los casos de las mujeres jóvenes y a veces inmaduras. Se debe ser conciente de que su cuerpo va a necesitar de mayores cuidados y vigilancia que el de una mamá joven, siendo incluso recomendable que previo a la fecundación o tan rápido como ésta sea comprobada, se realice una revisación médica completa y solicite los consejos pertinentes.

Un pequeño deseado, a cualquier edad, nunca deja de ser una experiencia altamente gratificante para la pareja, y constituye una fuente de vivencias estimulantes que darán un sentido nuevo a las vidas.