AlimentaciónSalud

La lactancia materna y el temor de las madres primerizas

Es muy común en las madres primerizas el temor a no tener la suficiente cantidad o calidad de leche para alimentar a su bebé, esto es un miedo que debemos descartar ya que la leche materna tiene un estímulo principal para su producción y este es nada menos que la succión del bebé. Esto es, cuanto más amamantes a tu bebé más leche producirán tus pechos.

Además la naturaleza es tan sabia que tus pechos se llenarán con el ritmo horario que alimentes a tu bebé, por ejemplo, en los primeros 20 días debes amamantar a tu bebé hasta 8 veces al día, y verás con sorpresa como tus pechos se vacían en cada toma y se vuelven a llenar en el tiempo exacto que el peque reclame su alimento. Lo que significa que la cantidad de leche producida se ajusta a lo que tu bebé consume y a la cantidad de veces al día que lo hace; lo mismo pasa con la calidad, esta varía según las necesidades del peque a lo largo de su desarrollo.

Una forma de evitar que el amamantamiento se distorsione es no usar chupetes o biberones ya que los primeros entretienen al bebé y pueden hacer que las horas de sueño se prolonguen, y los segundos le darán una forma más sencilla de alimentarse y luego no querrá succionar con fuerza tus pechos haciendo que el tiempo de amamantamiento sea más breve y más espaciado y por lo tanto generarás menos leche.

Como nuestros pechos se llenan en la medida que se vacían es recomendable darle de un pecho hasta que este se vacíe y luego cambiarlo al otro; este último posiblemente no se vaciará por completo, por lo tanto iniciaremos la próxima toma con este para poder vaciarlo. Esto hará que ambos pechos se vacíen y se llenen siempre.

  • Pingback: Alimentación del gato bebé | Blog Mascotas