Alimentación

La importancia de las proteínas en los niños

Milk jug, glass and eggs

La educación alimenticia es algo que se persigue en los últimos años para que nuestros hijos crezcan sanos. Este es un buen seguro de vida en el futuro para evitar enfermedades como la obesidad, diabetes, hipertensión… por ello las campañas sobre comer adecuadamente, entre ellas la tan famosa de “El Estirón” nos invaden constantemente en los medios de comunicación para que seamos conscientes de una buena alimentación educativa.

Los adultos somos los responsables de la educación de los más pequeños y hemos de saber que existen tres clases de alimentos para un correcto desarrollo. Estos son: constructores, energéticos y protectores.

En esta ocasión vamos a centrarnos en los constructores, estos son los que ofrecen los nutrientes de las proteínas, los cuales se encuentran en alimentos como huevos, leche y derivados, carnes y legumbres. Unos alimentos que pueden estar presentes de manera fácil en las tres comidas principales: desayuno, comida y cena.

Las proteínas son las encargadas del desarrollo de los músculos y la reproducción de las células, algo muy básico para los más pequeños. En todas las etapas de su alimentación han de estar presentes. Desde que nacen hasta los seis primeros meses, la leche materna tiene todas las proteínas necesarias, a partir de esta edad, el complemento alimenticio se complementa con la carne blanca. A la edad de los nueve meses se introduce el huevo y después del año ya se les puede administrar la leche de vaca. Toda una completa alimentación que los médicos siempre intentan introducir en la alimentación y que es básica para para los más pequeños de la casa.

Es cierto que hay niños que no toleran algunos alimentos, pero siempre hay alternativas que los nutricionistas nos pueden aconsejar para tener una buena guía alimentaria. En estos casos, nunca hemos de dejarnos llevar por nuestro propio instinto, sino ponernos en mano de los especialistas.