Juegos

Vídeo patrocinado: La importancia de jugar con nuestros hijos

Fun

Muchas veces pensamos que jugar es sólo cosa de los niños, sin embargo es muy importante que compartamos juegos con los más pequeños. Diferentes estudios han confirmado que si jugamos con nuestros hijos todo son beneficios.

¿A qué jugar?

En el mercado existen muchos juguetes que se adaptan a todos los gustos, desde juegos de mesa a otros más innovadores. Es recomendable que los niños varíen de juegos para un mejor desarrollo, por ello podemos compartir puzles, muñecos, vídeo juegos y otros como los relacionados con los coches, un clásico que no pasa de moda. En este caso podemos optar por Hot Wheels, un juego en el que los coches y las pistas son los protagonistas.

Hot Wheels puede ser el regalo perfecto para esta navidad, ya que promueve que los padres construyan su propia pista y que por lo tanto participen de forma más activa en el juego.

La nueva pista de Hot Wheels no dejará a nadie indiferente, especialmente a los padres, a quienes también puede ayudar a mejorar sus habilidades. Si queremos saber más sobre este divertido juego podemos ver un vídeo donde se muestra a los padres jugando.

Hot Wheels es una empresa de juegos de coches que cuenta con una dilatada experiencia en el mercado y que nos ofrece una gran variedad de modelos de vehículos y juegos. Por ello podemos confiar en Hot Wheels, ya que cuenta con toda la confianza, y es que a la hora de comprar un juego o un juguete es indispensable que sean fabricados por empresas de calidad para evitar problemas en los más pequeños.

Ventajas de compartir juegos con los hijos

El juego entre padres e hijos mejora la comunicación con los pequeños y por lo tanto su aprendizaje. También refuerza las relaciones entre la familia y la autoestima. Además cuando los niños juegan con sus padres ganan seguridad, lo que repercutirá en su vida adulta de forma beneficiosa.

Las interacciones que se producen en el juego familiar mejoran las relaciones y las habilidades sociales. Los niños que juegan con sus padres desarrollan una mayor empatía y aprenden a controlarse, fundamental cuando sean mayores. Asimismo parece que el juego compartido fomenta la creatividad y la capacidad de concentración de los niños, así como su tolerancia y su rendimiento en el colegio.

Por último, cabe señalar que los niños que interaccionan de forma positiva con sus padres son más populares y felices.

Artículo patrocinado por Hot Wheels