Alimentación

La fruta en la alimentación del niño

Creative fruit salad

Los niños a medida que van creciendo van añadiendo en su dieta los variados alimentos que componen una completa alimentación. Uno de estos alimentos es la fruta, algo que muchos se resisten a probar, aunque a otros les encanta.

El sabor ácido de muchas frutas es el motivo por el que es rechazada, por ello se ha de comenzar con las más dulces como la pera o la manzana.

A medida que el niño comienza a masticar, los trocitos de fruta ya no han de ser triturados y en sus platos de postre hemos de usar pequeños y originales trucos para llamar su atención como agregar colorido o formar figuras divertidas.

Es importante educarlos hacia una alimentación sana y equilibrada, nuestra dieta mediterránea es ideal para formarlos en este aspecto, ya que es muy variada y completa, repleta de nutrientes importantes para el organismo que han de tomar como hábitos de alimentarios.

La fruta es básica tanto para adultos como para niños por su contenido en fibra que regula el colesterol, vitamina C para aumentar las defensas, complejo de vitamina del grupo B (importante para la conexión del cerebro y el sistema nervioso), antioxidante para que las células se oxigenen, potasio para favorecer una buena tensión arterial, flúor para que los huesos crezcan sanos y resistentes, vitamina E para ayudar a la formación de los órganos, zinc para ser inmunes… por lo que podemos comprobar una gran fuente dentro de lo que alimentación se refiere, sobre todo en los más pequeños que se encuentran en pleno desarrollo.

Las frutas preferidas en los niños suelen ser los plátanos, debido a que resulta muy fácil de pelar y su sabor es dulce y agradable. Esto hemos de saber aprovecharlo para incluirlo en su dieta y combinarlo con otras alimentos para potenciar su sabor.