JuegosSeguridad

La etapa del gateo

Si algo nos exaspera a las madres, especialmente a las primerizas, es ver a nuestros pequeños bebés, a los que siempre hemos tenido entre algodones y resplandecientes de tan limpios, comenzar a arrastrarse ensuciando toda esa bella ropa que con tanto esmero escogimos para ellos y llevándose a la boca cuanta cosa se cruza en su camino. Este es el destino de toda madre de un peque que ronda el año de edad. Y lo peor de todo es que debemos alegrarnos, no escandalizarnos y dejarlo hacer, porque esta es una costumbre muy saludable.

Se trata de la etapa de exploración, en la que nuestros peques aprenden a reconocer el entorno tocando, manipulando y, por qué no, llevándose a la boca las cosas que los rodean. Es el camino hacia la autosuficiencia, y está plagado de riesgos que tú debes prevenir para que esta sea una etapa beneficiosa para tu pequeño y menos preocupante para ti.

Veamos algunos consejos a seguir cuando nuestros hijos comienzan a gatear o caminar:

- prepara un área de la casa en la que el bebé pueda explorar sin peligros, accediendo a sus juguetes pero alejado de todo aquello que ponga en riesgo su seguridad
– recubre las esquinas de mesas y muebles con protectores mullidos y que no se desprendan fácilmente
– quita todas aquellas cosas que no deseas que toque, ya sea por su valor como por su fragilidad
– aleja de su alcance todo producto tóxico: limpiadores, insecticidas; y objetos demasiado pequeños que se puedan tragar
– supervisa a tu hijo sin sobreprotegerlo, solo controla que nada malo le ocurra pero jamás le impidas que se mueva con libertad

Recuerda que estas etapas de nuevas experiencias son fundamentales para su desarrollo y que tu presencia es irremplazable.