EducaciónSalud

La estimulación sensorial en los pequeños

Baby massage  collection

En todos los seres humanos el desarrollo de los sentidos precede al desarrollo y al perfeccionamiento de la locomoción. La exagerada preocupación por evitar que los pequeños sufran accidentes o daños equivale generalmente a privarle de muchas experiencias valiosas para su futura evolución.

El desarrollo coordinado y solidario de los sentidos tiene gran influencia en la motricidad de los pequeños. En el ser humano, a diferencia de otros mamíferos, en los que el perfeccionamiento de la locomoción se presenta simultáneamente al de las habilidades sensoriales, se registra una evidente discordancia entre el desarrollo sensorial y el desarrollo motor.

Siempre será muy conveniente, estimular al pequeño ofreciéndole la oportunidad de experimentar por sí mismo con la vista, el oído, el tacto, el olfato y el gusto. Toda sensación nueva será registrada y guardada en algún lugar de la memoria y servirá, contrastándose con otras, para hacer más sutil y completo su aprendizaje. También habrá que tomar algunas precauciones para no caer en el extremo opuesto. Estimular al pequeño no significa bombardearle indiscriminadamente con estímulos de toda clase.

Un globo de colores vivos o un móvil que cuelga del techo de su habitación atraerán sin lugar a dudas la atención del bebé, y conformarán un concreto estímulo que podrá asimilar y estudiar progresivamente. Pero varios móviles o una cantidad muy grande de globos pueden representar, a su temprana edad, un verdadero caos, y el bebé probablemente deje de prestarles atención. Sin ella, no habrá aprendizaje suficiente.