EducaciónSalud

La comunicación con tu bebé recién nacido

de-paseo-con-el-pequeao

 La comunicación con nuestros hijos es desde el nacimiento un hábito placentero,  como  hacerlo con un bebé recién nacido: ¿Qué tal el parto? ¿Necesitas leche ahora o prefieres descansar? ¿Son muchas visitas, quieres que entren menos personas? Sería estupendo, pero esa no será la manera sino que podrás hacerlo de otras muy interesantes para ambos.

Tienes que estar atenta, pues bien, aquello que el recién nacido escucha influye en la intensidad y ritmo de succión de la mamadera o de la leche materna, notarás en su rostro si está incómodo o con el modo de llorar si se siente molesto o ha orinado o algún cólico le molesta. A los pocos días de nacido es capaz de distinguir rostros e inclusive aliviarse al escuchar la voz de mamá, si sientes que tu bebé duerme menos y está más despierto con movimientos animados; y te sorprendes es el peque del nuevo milenio.

Pues bien, el proceso de aprendizaje se inicia con el nacimiento, la curiosidad y exploración son concretas, se motivan cuando juega con un móvil que contiene  varias actividades para entrenarse. Habla con él/ella, canta canciones suaves, acaricia su cuerpo, intercambia miradas, mira como gesticula, pasea; siempre estando atenta a las señales que te transmitirá.

Eres su referente de vida, el estímulo más completo y eficiente. Para desarrollar en los niños la inteligencia y comenzar a formar su personalidad, necesita tu contención complementada a la demostración de amor que le des. Si lo miras, te observará para contarte el logro que realizó o cuando toma su mamadera intercambiará miradas para agradecerte o cuando lo cambias moverá sus piernas, pues estás higienizando su cuerpo y está contento que tu lo hagas.