Educación

La autoestima en los pequeños

el-autoestima-en-los-pequenos.thumbnail

La autoestima está formada por una serie de valores que las personas se dan a sí mismos, es la autovalía que posee de sí mismo en su totalidad, pudiendo ser ésta baja, intermedia o alta. La forma en que los demás tratan a un pequeño es un fiel reflejo de cómo éste se observa y se trata a sí mismo.

La autoestima no es innata, es adquirida y se origina como resultado de toda una historia de las personas. Es el resultado de una extensa y permanente secuencia de pasiones y también de acciones que van conformando a la persona en todo el transcurso de su existencia. Es una manera de actuar y de ser, es una consecuencia de varias aptitudes y hábitos adquiridos.

Toda la educación de la creatividad de la autoestima la podemos basar en algunas de las siguientes orientaciones:

– Estimular la imaginación primaria de los pequeños. Provocar y escuchar sus ideas interesantes y poco comunes.
– Advertir sus capacidades de captar las relaciones remotas, analogías y contrastes.
– Es fundamental desarrollar sus procesos mentales de resolución de problemas y su capacidad para formularlos y advertirlos.
– Observar cuidadosamente cómo sabe manejarse y orientarse a sí mismo, trabajando en períodos extensos en los proyectos de su interés.
– Conocer sus inventivas individuales y desafiarlo a ser aún más inventor.
– Colaborar y comprobar sus aptitudes, dotes especiales y aficiones.
– Valorar su espíritu de desarrollo e iniciativa, al igual que sus capacidades a la hora de la toma de decisiones.