Educación

Justin Bieber, un peque famoso

Hoy quiero comentarles acerca de Justin Bieber y el fenómeno que surge desde las entrañas de Internet, sin ningún intermediario. Las redes sociales como Youtube, Facebook y Twitter fueron las   armas que utilizaron este adolescente canadiense y su mamá para hacerse conocer.

Lo que escribo no es ninguna novedad, pero no fue hasta que mi hija participó de un recital de este cantante, que me enteré realmente toda la historia de sus comienzos y las redes sociales.

Hasta hace poco, siempre dependías que alguna multinacional de la música te ofreciera grabar para que tu material saliera a la luz. Esto ya no es así. Cualquiera con talento, puede iniciar su camino en la música, sin agente de publicidad, sin manager, sólo con su carisma. Y esto es para celebrar, porque el descubrimiento de talentos se vuelve más democrático.

Youtube sirvió para contener el material de video que su mamá subía tenazmente, sabiendo del talento de este músico-niño, sólo hace 3 años. Facebook lo mantiene en contacto con sus fans y promueve el material que va subiendo diariamente. Twitter también sirve como plataforma de información de todos sus fans. Ahí lo tiene, a tan sólo clic de poder contactarse con él .

¿Qué es la música, sino un compartir melodías, sentirse identificado con las letras y los momentos que está pasando el cantante, asociarlo con tus propias vivencias ? Las empresas discográficas deben estar tomando nota de este fenómeno. Y todas las empresas deberían hacerlo.

¿Sabes cuantos Me gusta en Facebook tiene Justin ? 36,690,985 millones. ¿Y cuántos tweets por día genera su nombre? @JustinBieber tiene 13.510.503 followers, 5.404 tweets desde que se abrió la cuenta, está agregado a 528.000 listas y recibe una media de 42,67 tweets por minuto. Al generar tantos tweets, utiliza el 3% de los recursos de  Twitter él solo, por eso deben dedicar servidores completos para manejar el tráfico.

En definitiva, quiero decirte que si tienes talento, las redes sociales pueden ser de mucha ayuda. También las empresas deberían copiar la receta, que ya el marketing como era visto hasta hace tres años atrás, ya es historia.