Juegos

Jugar con tu bebé, una aventura maravillosa

baby play with toy

Jugar con tu bebé puede parecer, a priori, una acción de lo más sencilla. No obstante, son muchos los papis que, al encontrarse frente a sus peques, no saben qué deben hacer para que estos disfruten del juego y lo pasen en grande.

Y es que, si tienes a un recién nacido entre tus brazos, es probable que jugar con tu bebé te dé algo de miedo debido a lo frágiles que son los niños unas semanas después de su nacimiento.

Sin embargo, existen muchos trucos que te ayudarán a conseguir que el juego junto a tu pequeño se convierta en algo maravilloso para los dos. ¡Conozcamos algunos!

La vista

Cuando te animes a jugar con tu bebé, será muy importante que tengas en cuenta que los recién nacidos solo pueden ver los elementos que se encuentran a un máximo de 35 centímetros de sus ojos debido a que su vista aún no está preparada para enfocar correctamente, motivo por el cual será conveniente que utilices juguetes con vivos colores y que los sitúes cerca de su rostro para que pueda verlos con claridad.

Las marionetas

A partir de los dos meses de vida, los bebés suelen empezar a sentir una gran atracción por los rostros humanos. Es por ello que, si te encargas de comprar o fabricar varias marionetas para los peques, conseguirás que tus hijos se lo pasen como nunca viendo cómo estos hermosos muñecos se mueven de un lado a otro mientras cuentan una bonita historia.

Creando vínculos

Para que jugar con tu bebé se convierta en una acción de lo más placentera y, además, puedas crear un vínculo de afecto entre los dos, colócalo sobre tus brazos y sorpréndele con un sonajero con música. Sus intensos colores le permitirán mejorar su visión y la música le recordará a ti cada vez que la escuche en solitario.

La seguridad

Es importante que, cuando juegues con tu recién nacido, lo hagas sobre una superficie blandita colocando una manta en el suelo o divirtiéndole sobre la propia cama. No olvides que, a esta edad, los peques son muy frágiles y delicados y cualquier golpe puede ser fatal.