Alimentación

La importancia de la merienda

La merienda es fundamental para el desarrollo de los niños

Una dieta equilibrada siempre va asociada al consumo de alimentos variados, pero también va ligada a unos hábitos alimenticios saludables, entre los que cabe destacar la realización de cinco comidas a los largo del día.

De estas cinco comidas, la primera en olvidarse suele ser la merienda. Los expertos coinciden en que la distribución de la ingesta diaria de alimentos a lo largo de cinco momentos al día es recomendable porque se reparten mejor los nutrientes, se come con menos ansia y se necesita reponer las calorías que se han consumido.

¿Por qué es importante la merienda para los niños?

La merienda en importante para toda la población en general, pero especialmente para los más pequeños porque están en etapa de crecimiento. Hasta aproximadamente los 21 años, que se considera que una persona deja de crecer, es recomendable seguir una dieta equilibrada que garantice todo el aporte de nutrientes necesario para un crecimiento correcto.

La necesidad de la merienda en los niños también se debe a circunstancias físicas y digestivas. En primer lugar, los niños, en cuanto comienzan a andar, tienen tendencia a no parar ni un momento de realizar actividades que les desgastan y que propician que necesiten reponer los nutrientes perdidos. Por otro lado, el aparato digestivo de los más pequeños todavía no está preparado para digerir grandes cantidades de comida, lo que hace necesario que la cantidad total de comida diaria se reparta en cinco ingestas.

Meriendas variadas

Los alimentos que deben ingerirse en la merienda pueden ser muy variados, desde un bocadillo de embutido, a productos lácteos o bollería. No es necesario que se ingiera una gran cantidad de alimento, simplemente un pequeño tentempié que haga que los niños aguanten sin comer hasta la hora de cenar.

Lo más importante en la merienda es que además de ser saludable para el niño, sea de su gusto, ya que de lo contrario será mucho más difícil que se acostumbre a tomarla todos los días. Entre las meriendas preferidas de los niños y que son especialmente nutritivas y beneficiosas para la salud por su aporte de nutrientes, vitaminas y minerales cabe destacar el bocadillo de jamón ibérico de bellota, un alimento sabroso que suele gustar a todos los niños. Además, puedes encontrar ibéricos de gran calidad con precios asequibles, la mejor forma de asegurarnos que los más pequeños de la casa comen productos sanos y naturales.

Por tanto, si quieres que tus hijos crezcan sanos y fuertes, no te olvides de esa gran olvidada entre la comida y la cena, la merienda.