Educación

Importancia de aprender a nadar

funny baby boy swimming in waves

La natación es uno de los deportes más completos, incluso en el caso de los niños. Además el hecho de que sepan nadar desde que son muy pequeños nos dará mucha tranquilidad a la hora de ir a la playa o a la piscina, ya que es fundamental para prevenir accidentes y ahogos.

A nivel físico nadar mejora la musculatura, la coordinación y los sistemas circulatorio y respiratorio al tiempo que puede prevenir problemas como la obesidad infantil. Asimismo a nivel psicológico hace que el niño se sienta más independiente y seguro, ya que comprobará que puede moverse por el agua libremente aunque todavía no sepa caminar.

La natación en los bebés debe ser adecuada a su edad, por eso podemos acudir a un centro donde sean especialistas en dicha materia. En los bebés les ayuda a mejorar su capacidad espacial, el equilibrio, la fuerza y la resistencia. También les ayuda a relajarse y a establecer vínculos con otras personas, por lo que mejora su socialización. Se trata de un deporte divertido donde seguro que lo pasa fenomenal, por lo que lo considerará un juego más siempre que sea adecuado a su edad y no una imposición. Por eso ellos mismos deben decidir cuando no quieren seguir.

Si empieza a aprender a nadar pronto perderá el miedo al agua y además lo disfrutará más. Es muy importante reforzar cada logro que consigan con una sonrisa o un abrazo.

En el caso de los bebés debemos consultar con el pediatra antes de apuntar al peque a natación. La clase debe durar una media hora y puede ir unas dos veces a la semana. Las piscinas deben cumplir con la normativa de seguridad, higiene, etc. para que no surja ningún problema, por eso debemos ir a sitios de confianza y pedir toda la información.

Si el peque está resfriado o tiene hongos es mejor no ir a la piscina para evitar contagiar a otros niños.