Salud

Hiperactividad, un trastorno de la conducta

hiperactividad-un-trastorno-de-la-conducta

 La hiperactividad es un trastorno de la conducta  que produce una intensa actividad motora en los peques, se mueven constantemente de un lado a otro y realizan sucesivas actividades que muchas veces no terminan, o no pueden concentrarse por un tiempo determinado por su nerviosismo e inquietud. Estos peques tienen como rasgo característico principal: gran capacidad intelectual que no pueden aprovechar por sus impulsos y la incapacidad de permanecer “quietos”.

Hay síntomas carcaterísticas como los que se mencionan a continuación:

  • se distraen con facilidad
  • no logran focalizar su atención en una actividad
  • inquietud en su desplazamiento
  • son niños con características muy sociables
  • precipitación en el pensamiento, no piensan antes de responder por eso les cuestan los juegos de concentración pero son altamente inteligentes etc.

El tratamiento que recibirá cada peque será acorde a los rasgos característicos que presente y que el profesional (neurólogo y/o psicólogo) dependerá en cada caso de los rasgos particulares que presente. Muchas veces se los medica (en mi caso lo intentaron y cuando buscaron una segunda opinión le aconsejaron a mis padres mandarme a hacer un deporte todos los días y resultó), en otras ocasiones les dan psicofármacos que provocan adicción y se aconseja el apoyo terapéutico para que la integración del infante sea más tranquila.

En la medicina se lo denomina con la sigla TDAH, es un trastorno de origen neurobiológico que suele manifestarse en la infancia (entre los 2 y los 7 años) más frecuentemente pero puede darse en peques de otra edad. Es provocada por un desequilibrio entre dos neurotransmisores cerebrales: la noradrenalina y la dopamina que son las encargadas del autocontrol e inhibición de la conducta inadecuada.

Hay factores que colaboran o potencian este trastorno de la conducta:

  •  consumo excesivo de azúcares refinados que provoca hiperglucemia combinada con hipoglucemia reactiva (esto dependerá de cada profesional, en mi caso me aumentaban lasdosis de consumo),
  • nutrición basada en vitaminas, hierro, minerales y ácidos grasos,
  • parásitos intestinales que les provocan molestias,
  • maltrato psicológico,
  • falta de afecto,
  • falta de ejercicio físico etc .

Hay talleres, cursos, libros y terapia que ayudarán a la familia y al entorno a comprender las conductas del peque y así conformarán un equipo de contención lleno de amor para que pueda con el tratamiento indicado calmar la ansiedad para poder equilibrar su pequevida. Recuerda que el niño/niña en el ámbito que se desarrolla es importante que encuentre calma, para reconfortarse y encausar su inquietud en actividades que logren apaciguarlo.