EducaciónSalud

Higiene bucal, un hábito muy saludable

El cuidado dental de nuestros hijos es algo que debe comenzar mucho antes de lo que imaginamos, según los especialistas es fundamental comenzar con la higiene de las encías, con lo que estamos hablando prácticamente desde el nacimiento mismo del bebé. Esto hará que en el futuro todo lo que les enseñamos como hábito de higiene bucal les evite los clásicos trastornos que suelen acarrear las caries.

Veamos como este hábito debe ir transmitiéndose según las diferentes etapas de la vida de nuestro peque:

– 0 a 18 meses:
es el período en que más tiempo pasarán sin ningún diente, pero también es en esta etapa cuando comienza el lento y doloroso proceso de la dentición, con la aparición de los primeros dientes. Durante todo este tiempo es muy importante el cuidado de sus encías, limpiándolas luego de alimentar al bebé con una gasa húmeda. Ya con la llegada de los primeros dientes comenzaremos a cepillarlos con un cepillo muy suave dos veces por día. Además es bueno evitar los dulces o miel en el chupón.

- 18 meses a 3 años: durante este período nuestro peque llegará a completar su dentadura, aunque esta no será su dentadura definitiva sino que más adelante estos dientes se irán cayendo para ser reemplazados por los definitivos, igual debemos cuidarlos con suma atención. La mejor forma de limpiarlos es cepillándolos como mínimo dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves, con una pasta de dientes especial para niños y enseñándoles a escupir y enjuagarse las veces que sea necesario. Pero además hay otros factores que debemos tener en cuenta, como por ejemplo, evitar los alimentos con demasiada azúcar, escoger meriendas basadas en cereales o frutas y sobre todo animarlos a beber agua.

Una forma divertida y muy efectiva de que nuestros peques adquieran este hábito de higiene es cepillándonos junto a ellos. ¡Inténtalo! ;)