Salud

Hierro para la salud de los peques

mother feeding kid daughter vegetables in kitchen

Siempre se hace una especial incidencia en la importancia de los niveles de hierro en la madre, durante el embarazo y después. Pero pocas veces se habla del hierro en relación a los pequeños y a su salud.

¿Para qué sirve el hierro?

El hierro es un mineral esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Participa en la formación de la hemoglobina, una parte muy importante de los glóbulos rojos. Transporta el oxígeno hacia todas las partes del cuerpo. Cuando el hierro disminuye, los niños pueden desarrollar una anemia, lo que significa que las células del cuerpo reciben menos oxígeno. Los pequeños tienen un aspecto algo pálido y se sienten cansados, débiles e irritables.

Causas de la falta de hierro

Los pequeños necesitan un aprovisionamiento continuo de hierro. La falta de hierro en bebés y niños se puede deber a un régimen alimenticio con poco porcentaje de este mineral o, también, por las dificultades de su cuerpo para absorber el hierro. Beber demasiada leche o zumos cada día, que no tienen hierro, no ayuda demasiado. Los niños que siguen tomando biberón después de los dos años también son más susceptibles de desarrollar una anemia.

Soluciones

Para solventar estas carencias en los peques, el hierro se encuentra en muchos alimentos de origen animal y vegetal. La carne de buey, el pollo, la ternera y muchos tipos de pescado. También en los cereales, las verduras, las patatas y las espinacas, por supuesto. En el caso de las lentejas, ayuda darlas a los pequeños con un poco de zumo de limón esparcido antes. Combinando con la vitamina C se aumenta la capacidad absorbente de nuestro cuerpo.

Es importante tener en cuenta que los cereales, el pan, el arroz y la pasta que comen los peques no sean refinados, para asegurarse de que no han perdido sus propiedades y parte del hierro que contienen en el proceso. También ayudan las frutas deshidratadas que se añaden a los cereales, echar uvas a las comidas e incorporar la avena a nuestras vidas y las de nuestros hijos. Aunque a veces algunos de estos alimentos pueden producir gases.