Embarazo

Evita la retención de líquidos durante el embarazo

Happy pregnant girl isolated on white

Las mujeres embarazadas suelen retener líquidos, sobre todo en las piernas, los tobillos y los pies, lo que resulta muy incómodo. Veamos unos consejos para reducir este problema en lo posible.

La retención de líquidos es más probable que aparezca los últimos meses de embarazo y especialmente en los meses de calor.

Se trata en definitiva de un problema circulatorio, ya que el aumento de volumen en la barriga ejerce una presión en los vasos sanguíneos que se encargan de llevar la sangre de los miembros inferiores al corazón, causando una acumulación de líquido en los tejidos. El problema se ve agravado por los cambios hormonales típicos de este periodo.

En primer lugar las embarazadas que sufren retención de líquidos deben reducir al máximo el consumo de alimentos con sal. Y no sólo la sal en sí que echamos a los alimentos, sino los productos como los embutidos, las conservas, las comidas procesadas, las salsas, los aperitivos y las galletas saladas.

Por el contrario, el consumo de frutas y verduras es muy recomendable porque ejercen un efecto depurativo y son ricas en potasio, el cual ayuda a equilibrar el nivel de líquidos en el organismo. También es importante beber bastante agua.

Es importante que mantengan las piernas en alto, a ser posible unos 15 centímetros por encima del resto del cuerpo. A la hora de dormir es mejor hacerlo del lado izquierdo puesto que favorece el adecuado flujo del corazón a las extremidades.

En cuanto a la ropa deben utilizar prendas que no aprieten y zapatos cómodos, ya que si son muy ajustados agravará el problema.

A la hora de la ducha es mejor que el agua no esté muy caliente y finalizar con agua fría en las piernas para mejorar la circulación. Después podemos aplicar una crema en las piernas con un masaje de abajo hacia arriba para aliviar la pesadez.

El ejercicio es fundamental para reducir la hinchazón, los más beneficiosos son nadar y andar a buen paso cada día durante al menos media hora. Además, la embarazada no debe permanecer parada de pie durante un tiempo prolongado ni sentarse con las piernas cruzadas.