Salud

Evita el empacho en los niños

Child eating chocolate

En navidad todos, incluidos los niños, podemos sufrir empacho o indigestión, ya que el exceso de comida en estas fechas es bastante común. Lo mejor es prevenir que los pequeños coman demasiado, sobre todo dulces, chucherías, turrón y chocolate.

Consejos para evitar el empacho

Durante la comida o la cena no tenemos que insistir a los niños para que coman, sobre todo por la noche. Por tanto es mejor servirles nosotros el plato y estar atentos para que no vayan picando demasiado, procurando que coman despacio para una óptima digestión. Debemos dejar que pasen dos horas antes de que se vayan a dormir para que digieran bien la comida.

A veces el niño se empacha porque tras la comida o cena, que suele ser copiosa, consume muchos dulces y chucherías. Para evitarlo lo mejor es impedir que el niño se sirva solo y darle nosotros la cantidad que consideremos oportuna, sin pasarnos. Por ello es recomendable no sacar bandejas de dulces porque es más fácil que piquen sin darse cuenta, algo que también nos pasa a los mayores.

Los niños no están tan acostumbrados a las comidas fuertes, por lo que tampoco es aconsejable que tomen frituras, picantes o alimentos muy pesados o que produzcan acidez. Por otra parte las bebidas con gas tampoco son buenas, ya que producen hinchazón. Siempre, y más en el caso de los niños, procuraremos que beban agua.

Si ya está empachado

Cuando el niño se ha empachado lo adecuado es mantenerlo hidratado, por lo que es bueno que beba poco a poco agua, manzanilla o zumo de limón.

Es importante que dejemos que se recupere, por lo que evitaremos darle comida durante las primeras doce horas. El día de después es recomendable que no coma demasiado y que siga una dieta ligera para que se recupere totalmente.