Educación

¿Es malo el aburrimiento?

sad little boy

En verano muchos niños se aburren porque tienen mucho más tiempo libre, aunque no siempre es algo negativo, ya que puede hacer que sean más creativos.

Siempre estamos pendientes de evitar que los niños se aburran, pero en realidad se trata de una oportunidad para que aclaren sus ideas e incluso desarrollen su imaginación, ya que deben pensar en algo que les distraiga. Si enseguida les ofrecemos mil opciones para que no se aburran no estamos haciendo nada beneficioso. Es mejor dejarles un rato para ver cómo actúan y si son ellos los que nos proponen alguna nueva idea. Además el hecho de aburrirse les hará tolerar mejor ciertas situaciones y de paso aprenderán a ser más independientes.

Este verano podemos desconectarles de la tablet, los juegos de ordenador y la tele, al menos durante varias horas. Así veremos cómo reaccionan y si se les ocurre algún juego nuevo donde no haya pantallitas.

Además si vamos a la playa no es necesario que lleven demasiadas cosas, a veces con un simple cubo y la arena disfrutarán al máximo. También podemos pedirles que nos ayuden a hacer tareas sencillas del hogar o cuidar las plantas.

De todas formas en casa siempre conviene tener temperas, acuarelas, lápices de colores, tijeras y papel para que expresen como ellos quieran su creatividad. Y es que es muy difícil que un niño se aburra si tiene en casa varias cosas para hacer manualidades.

Por otra parte podemos dejar siempre cerca un cuento o un libro, la lectura es una de las formas más eficaces de evitar el tan temido aburrimiento.

Y no nos olvidemos de estar con los más pequeños, aunque deben aprender a estar solos también tenemos que dedicarles nuestro tiempo. Simplemente charlando con ellos un rato y mostrando interés por sus cosas conseguiremos que nos digan qué les apetece hacer.