Educación

Enséñale a compartir

Depositphotos_18155393_original

Aprender a compartir es muy beneficioso para que el niño esté integrado en la sociedad. Es normal que le cueste dejar sus juguetes y otras cosas, por lo que debemos darle unas pautas y predicar con el ejemplo.

Ante todo no debemos obligarle a compartir, sino que es mejor que vea que es algo divertido. Si le castigamos por no compartir no lograremos el objetivo. Por ello lo mejor es que juegue a menudo con otros hermanos, niños e incluso con los padres por ejemplo haciendo una construcción o un puzle y estableciendo unos turnos para que comprenda que todos podemos jugar. Si no quiere compartir es mejor no hacerle caso, si le damos demasiada importancia o dejamos sus cosas a otros sin que él quiera podemos empeorar la situación.

¿Qué más podemos hacer?

Los niños absorben todo lo que ven, por lo que si en casa compartimos nuestras cosas, es más fácil que ellos lo hagan de forma natural. Es a partir de los tres o cuatro años cuando empiezan a compartir, por lo que tenemos que potenciar este comportamiento. Una forma sencilla de que aprenda a compartir es tomar un helado o un pastel en familia, verá que es divertido y que todos estamos felices haciendo algo juntos.

Si vamos a quedar con otros niños podemos ponernos antes de acuerdo para que cada uno traiga un juguete o algo para compartir. Conviene hablar con el niño y decirle que si él comparte sus cosas y juguetes con otros niños, éstos harán lo mismo, por lo que todos saldrán ganando. Además el hecho de compartir los juguetes y sus cosas con otros niños hará que aprenda a negociar y a respetar lo que hemos establecido.

Y por último, cuando comparta es importante reforzar ese comportamiento, por lo que debemos dejarle ver que nos hace muy felices que sea así.