Salud

En tu nombre …

Mother And Daughter Learning To Read At Home

En nombre del amor muchas situaciones se suceden,  este bien tan preciado y muchas veces malinterpretado; el amor es una sinfonía interna que nos equilibra en la vida para poder crecer y brillar, para poder expandir su aroma y llegar al otro.

Los peques gozan de este don genuino, sin prejuicios, sin peros, sin obstáculos … y hago referencia a quienes están dando sus primeros pasos en la vida del caminar, su amor es alegre para quienes están para compartir ese momento mágico de los primeros pasos en la vida que son conquistas pequeñas para los adultos y en grandes para los peques sabios de la vida. Mirando a su alrededor generan con su pura mirada un descubrimiento al mundo que se comienza a conocer, se conquista de manera paulatina y en ella la observarción es un tao a aquello que les parecía lejano.

En ese andar del amor genuino captan reacciones, percepciones y sensaciones del medio y del espacio que ocupan, en el tao que comienzan a transitar el amor es sinónimo de libertad;  el poder moverse les divierte, una muestra física de sentimiento genera mayor devolución, una mirada busca complicidad de pureza, sus ojos dan amor transparente cuando agradecen nuestra colaboración en su vida.

El amor es intenso en ellos, gozan de esa increíble energía que los alimenta interiormente y hace que sus actitudes sean más relajadas mientras sus ojos hablan, sus manos acarician con paz única como el canto de un pájaro, es delicado como el viento que se siente en el rostro.

Etiquetas: