Salud

Emociones de los pequeños

emociones-de-los-pequenos.thumbnail

Los bebés no solamente identifican a su mamá por su aroma y la manera en que los acaricia desde que nacen, sino que también identifican su voz desde el útero. Observan el rostro de su madre y saben cómo se siente ella sin la menor duda.

Los pequeños que no disponen de una mamá emocionalmente presente tienen niveles elevados de cortisol en su cerebro, lo que termina destruyendo parte de sus funciones cerebrales y afecta su desarrollo intelectual. Pero si se sienten de alguna forma sostenidos en el cuerpo y mente de su mamá, sus niveles de cortisol permanecen normales y se desarrollarán mejor.

Cada mamá observa al pequeño y él se siente con contenido, no será necesario verbalizar para que sepa que lo comprendemos. Para cada bebé es fundamental que su madre tenga una vida que ella misma pueda tolerar. Gran cantidad de mujeres se notan muy cómodas siendo mamás durante todo el día y sería beneficioso que pudiera quedarse junto a su pequeño hasta que cumpliera su primer año de vida. Otras necesitarán mantener alguna clase de contacto con el universo adulto para sentirse de buena forma. Si trabajan, se armarán nuevamente en sus funciones de adultas, recuperando las estructuras y volviendo totalmente renovadas a su hogar. Eso es beneficioso para el pequeño.

En la actualidad existen más bebés con madres que trabajan y aceptan las experiencias de la separación como algo de su vida cotidiana. Lo principal es que la madre tenga presente que la persona que cuida a su pequeño, una educadora o una niñera, piensa en los sentimientos del bebé y contiene todas sus emociones.