Embarazo

Embarazo y tabaquismo

Desde el momento mismo en que una mujer se embaraza debe cambiar varios hábitos de su vida, especialmente los nocivos. Por eso si eres una mujer fumadora debes abandonar de inmediato esto por el bien de tu bebé. El bebé recibe todo lo que tu le das durante su gestación, imagina el daño que puedes ocasionarle si continúas fumando durante el embarazo.

El tabaquismo durante el embarazo

Al fumar ingresan a tu organismo sustancias nocivas que provocan un estrechamiento de los vasos sanguíneos y esto hará que tu bebé reciba menos oxígeno del que necesita para su formación saludable en tu vientre. Esto puede ocasionar desde un nacimiento prematuro, un bebé de bajo peso, un mal desarrollo o hasta el síndrome de muerte súbita.

La nicotina y el bebé

La nicotina le llega a tu bebé a través de la placenta y se concentra en su sangre y en el líquido amniótico que lo protege. Esto hará que su frecuencia cardíaca sea mayor de la recomendada y altera de forma compleja su respiración. También le transmites la nicotina a través de tu leche durante el amamantamiento. Y luego de nacido lo afectará de igual manera si lo expones a ambientes con humo. Todo esto debe hacerte reflexionar de modo que termines inmediatamente con este vicio que enfermará a tu pequeño hijo. Déjalo ya. Comienza a crear desde el primer día de embarazo una vida saludable para ti y para tu bebé, aléjalo de todo lo que pueda contaminarlo, dentro y fuera de tu vientre.
Imagen | sxc.hu