Embarazo

Embarazo y deporte

Depositphotos_21018497_original

Durante el embarazo, a menos que lo contradiga el médico, se puede hacer un poco de ejercicio físico, muy beneficioso para el bebé y la madre.

Durante estos meses las futuras madres deben practicar ejercicio suave para mantener en buen estado los músculos, activar la circulación de la sangre, mejorar el tránsito intestinal y trabajar la respiración, lo que le ayudará en el parto.

Las embarazadas que realizan ejercicio moderado pueden reducir el dolor que se produce a veces en la cintura pélvica, así como la hipertensión gestacional, un problema que puede ser bastante grave. Además, a nivel mental, puede ayudar a que la mujer se sienta mejor y no sufra depresión.

La práctica de ejercicio moderado puede hacer que el feto tenga un tamaño adecuado, y es que cuando un bebé es muy grande aumenta el riesgo de obesidad en el futuro y el parto es más complicado. Es posible que el ejercicio durante el embarazo mejore el  desarrollo cerebral del niño.

En todo caso las embarazadas deben seguir unas normas, como evitar esfuerzos y movimientos fuertes, que pueden ser perjudiciales. Además, deben llevar consigo una botella de agua y beber un poco aunque no sientan sed, sobre todo si hace calor.

Ejercicios

Los ejercicios más recomendables son andar a buen paso y la natación, muy beneficiosa aunque hay que evitar los estilos de braza y crol, que pueden producir dolor de espalda. El aquagym, es decir, la gimnasia en el agua, también puede ser beneficioso. Además, en muchos sitios nos ofrecen clases de gimnasia preparto que resultan ideales porque los ejercicios están perfectamente adaptados a las embarazadas, ya que se realizan sobre todo ejercicios respiratorios, musculares y de relajación.

En general no son aconsejables ciertos deportes como jugar al tenis, correr, esquiar, bucear, escalar, saltar o montar a caballo. Tampoco deben practicar atletismo o cualquier otra actividad que incremente el ritmo del corazón o sean muy bruscos. Los deportes en grupo pueden resultar peligrosos, ya que la embarazada puede caerse o sufrir un golpe de otra persona o de una pelota.