Embarazo

Embarazo una alterada dulce espera

embarazo-una-alterada-dulce-espera

Con el embarazo una serie de variaciones psicofísicas importantes se manifiestan de manera intensa, y durante nueve meses que dura la gestación continuarán de manera constante. Generalmente se divide en tres trimestres, donde en cada uno deberán tenerse cuidados particulares y se irán integrando paulatinamente, para darle espacio a la mamá y su entorno a habituarse a esta nueva situación.

El primer trimestre es cuando más se enfatizan los cuidados como:  el no fumar,  no ingerir bebidas alcohólicas, disminución de las actividades físicas bruscas para que el feto se pueda “prender” al útero; evitando el riesgo de pérdida del llamado embrión o feto (en esta etapa). Se presentan los vómitos y mareos, los desmayos o desvanecimientos, la baja presión y empiezan los primeros cambios hormonales más notables.

Las alteraciones  como la hinchazón de encías, hipersensibilidad dental, palpitaciones, la manera de respirar es más rápida … en conclusión los cambios parecen trágicos y puede darte la sensación de que no terminarán. Sólo se intensificarán en esta etapa, variando en otras pero siempre será una instancia donde podrán disfrutar del crecimiento de la panza que implica el crecimiento del bebé en el vientre materno, donde el papá participará directamente con ella creando lazos entre todos.

El segundo trimestre es menos riesgoso y más relajado, comienzas a notar que el bebé se empieza a mover donde es imprescindible una correcta alimentación porque debes fortificar tu cuerpo y el del bebé que está en tu vida. Cuidarte de la anemia es fundamental porque el hierro es lo que los fortalecerá caso contrario el médico incorporará la ingesta de uno o dos comprimidos diarios, a modo de prevención y comienza la constipación, el aumento en el tamaño de las mamas etc.

Y por último, en el tercer trimestre la contención de la orina es casi imposible, el bebé empieza a responder a los estímulos externos con movimientos intensos internos, el dolor de espalda y la retención de líquidos serán notorias y si te observas las pantorrillas o los pies parecerán pequeños globos. Recuerda las consultas médicas con el profesional especialista que hayan elegido para que realice un seguimiento mes a mes del bebé y tú, para que estén controlados y cuidados.