Embarazo

Embarazo de riesgo: colestasis

Depositphotos_6788631_xs

Durante el último trimestre del embarazo son muchos los cuidados prenatales y controles que debemos intensificar. Especialmente porque se trata de un período fundamental para la salud de nuestro bebé y porque nuestro organismo debe ser chequeado con mayor frecuencia ya que es el momento en que más presiones sobre cada uno de sus órganos existen. Los riesgos en el embarazo existen todo el tiempo, pero durante estos últimos meses suelen aumentar, con lo que no está de más un chequeo asiduo de la futura mamá y del bebé.

La colestasis, un trastorno del último trimestre

Este trastorno se presenta en la embarazada inicialmente con una picazón intensa en su cuerpo, especialmente en manos y pies; su origen es hepático y se produce debido a que el hígado es uno de los órganos más sensibles a las hormonas del embarazo. El riesgo de padecerlo aumenta si la embarazada no sigue una dieta saludable y abusa de las grasas y frituras. Esta comezón se intensifica durante las noches con lo que se agrega a todo este malestar la fatiga y el insomnio. Otros síntomas son la ictericia, orina oscura y heces muy claras.

Tratamiento de la colestasis

Ante cualquiera de estos síntomas consulta con tu médico especialista, recuerda que ante este trastorno está en peligro la vida de tu bebé por falta de oxígeno. Su detección se logra con un análisis de sangre o una ecografía de hígado. Inmediatamente disminuye todo consumo de lácteos, grasas y fritos. Seguramente la primera pregunta que tu ginecólogo te hará será: ¿estás bebiendo la suficiente cantidad de agua? Y es que esta es fundamental para contrarrestar la colestasis y para estar saludable durante el embarazo. En caso de detectarla te suministrarán ácido ursodeoxicólico. En casos muy severos se induce al parto luego de fortalecer los pulmones del bebé. Esto puede suceder entre las semanas 35 y 38, aunque de poder hacerlo se recomienda esperar hasta la semana 40.