Seguridad

El sol, un agente dañino para los bebés

El sol, un agente dañino para los bebés

El sol es el protagonista indiscutible del verano, un astro que transmite un intenso calor y que hace posible que las temperaturas suban y que darnos un chapuzón en la playa o la piscina en compañía de nuestros peques se convierta en una actividad de lo más divertida y placentera.

No obstante, y a pesar de que son muchos los beneficios del sol, la exposición de los niños al astro rey puede resultar realmente perjudicial para su salud y traer consigo terribles consecuencias que se deben evitar a toda costa.

El sol antes de los tres años

Los expertos en salud recomiendan que no se exponga a la radiación ultravioleta a los pequeños menores de tres años. Y es que su piel es tan delicada que, si toman el sol en exceso o sin protección, los melanomas podrán aparecer en su vida durante la edad adulta, un tipo de tumor que puede provocar la muerte.

La protección solar

Seguro que más de una vez has visto a varios niños jugando en la arena bajo el sol abrasador durante horas sin que sus padres se preocuparan por embadurnar sus cuerpos con crema solar. ¡Error! Y es que las quemaduras solares que aparecen en la piel antes de los 18 años son excesivamente perjudiciales para la salud y pueden causar la aparición del temido cáncer de piel. Es por ello que, si vas a tomar el sol con tu peque, no deberás olvidarte nunca de ponerle crema con un factor de protección solar superior a 50 cada 60 minutos.

Las quemaduras solares

Si has tenido un descuido y en el cuerpo de tu bebé ha aparecido alguna que otra quemadura solar, no te olvides de poner en práctica los consejos anteriores la próxima vez y de hidratar al máximo la zona afectada con cremas especialmente creadas para tratar las quemaduras provocadas por el sol e invitando a tu hijo a beber muchos líquidos para hidratar la piel desde el interior.

  • Pingback: Consejos antes de viajar a países en desarrollo