Salud

El pequeño alérgico

Girl Using An Inhaler

Cuando en una familia hay un bebé alérgico se deben extremar al máximo las medidas preventivas, aunque esto implique algunos sacrificios.

Las alergias son enfermedades complicadas, en gran parte desconocidas y que pueden culminar con la paciencia del más inocente. Pero no debemos hacer de esto un drama, ya que la mayoría de las veces suele resultar un trastorno molesto que no reviste gravedad. Podemos decir que hoy tres de cada diez o quince niños padecen alguna forma de alergia y probablemente dentro de unos años esta proporción será algo mayor. Este crecimiento está directamente relacionado con el aumento de la contaminación atmosférica de nuestras ciudades, humos y polvos industriales, etc.

Algunas recomendaciones a considerar con respecto a los pequeños alérgicos pueden ser:
Las ventanas y puertas deberán permanecer cerradas y se abrirán para que se ventile la habitación al menos una vez al día.
Taponear bien los huecos en ventanas y puertas a efectos que no entren polvos dañinos.
Deberán evitarse los cambios bruscos de temperatura y la humedad en exceso.
El piso será de material cerámico o linóleo, sin alfombras y las paredes sin entelar, pintadas o con papel liso.
El colchón será de goma espuma con funda de plástico al igual que las almohadas, que no serán de lana ni de plumas.
La habitación del bebé se limpiará en ausencia del mismo, nunca se barrerá o pasará el plumero, se utilizará aspiradora y un paño húmedo.