Educación

El habla en los bebés

Aprender a hablar es un largo camino que nuestro bebé recorre con alegría, entusiasmo y una enorme dosis de curiosidad; además del proceso físico, neurológico y afectivo que está implicito en este aprendizaje. La primera manifestación del habla en los bebés es el llanto, luego atraviesa la etapa del balbuceo y finalmente las palabras hasta llegar a las frases.

Los bebés comunican todo el tiempo y esto les apasiona, aunque en un principio utilicen signos  no verbales para hacerlo, de todas maneras para ellos eso también es un lenguaje. La lengua se transmite a través de la familia y con el paso del tiempo es un reflejo de su historia y la de sus padres. Para aprender a hablar hay todo un proceso de observación que el bebé realiza naturalmente, investigando cada uno de nuestros movimientos y comportamientos para luego imitarlos. ¡Mira cuánta responsabilidad tenemos en todo esto!

El llanto como dijimos en un principio, es la primera manifestación del habla de tu bebé; si te detienes a pensarlo verás cómo este es diferente según las necesidades que tu bebé te quiera manifestar. Es una tarea casi instintiva la de aprender a interpretar este primer lenguaje de nuestros hijos, y dificilmente no lleguemos a cumplirla.

Luego, a partir del 5° mes el bebé comenzará a reproducir en forma alternativa y reiterativa algunas vocales y consonantes, a esto se lo llama balbuceo y es la segunda manifestación del habla. Cada bebé tiene su propio parloteo, según sea su lengua materna; no balbuceará igual un bebé inglés que un bebé español, por ejemplo. En este momento es fundamental la estimulación de la familia para que el bebé comience a formar sílabas que luego serán las encargadas de unirse para llegar a las palabras.