Embarazo

El embarazo y los ejercicios cuando llega el frío

Beautiful Pregnant Woman Doing Yoga at Home

Llegado el otoño y el posterior invierno, las embarazadas sienten un gran alivio ya que podrán disfrutar más de ciertas actividades sin los inconvenientes que les provoca el calor del verano. Hacer ejercicios es fundamental en toda etapa del embarazo, por lo que en invierno deberemos adaptarnos a la temporada y escoger aquellas actividades que nos permitan estar en lugares cubiertos. Así y todo, sean actividades de mayor o menor exigencia, una embarazada siempre debe estar preparada para evitar cualquier tipo de accidentes.

El invierno y el embarazo

Con el frío no es anormal que una mujer embarazada prefiera pasar más tiempo en casa, pero no por eso debe descuidar la realización de algún tipo de ejercicios, ya que estos son muy necesarios durante el embarazo. El ejercicio no solo mejora el estado físico de la madre sino que también favorece notoriamente al bebé. En caso de realizar actividades en lugares cubiertos para preservarte del frío puedes elegir entre el yoga, la natación en piscinas climatizadas o un gimnasio donde encuentres bicicleta estática entre otros aparatos que se puedan utilizar en tu estado.

Cuidado con los tropiezos y caídas

Una mujer embarazada no suele notar hasta qué punto su cuerpo ha cambiado, aumentando su volumen notablemente y modificando incluso su postura. Esto hace que de una u otra forma vaya perdiendo la agilidad y sea más propensa a las caídas por la pérdida de equilibrio. Evita estos riesgos con un andar tranquilo y cuidadoso, evitando los suelos mojados, tomándote con fuerza de pasamanos y usando zapatos con suelas antideslizantes. Toda precaución será bienvenida, ya que debes cuidarte mucho más, por ti y por tu bebé.