Alimentación

El destete: un cambio paulatino

Que la lactancia materna es fundamental para el recién nacido ya lo hemos dicho en este sitio muchas veces, por eso hoy veremos cuánto tiempo se considera ideal para que la lactancia materna sea la alimentación exclusiva de nuestro peque. Los especialistas aconsejan que esta se prolongue durante los primeros 6 meses de vida como mínimo.

Ahora bien, suprimir la lactancia materna no es un paso que debes dar el día exacto que tu hijo cumple 6 meses, eso es algo a lo que se debe adaptar lentamente y según las circunstancias que tu bebé está viviendo. Por ejemplo, no es bueno quitar la lactancia materna en épocas de calor excesivo o cuando hay alguna epidemia, tampoco es bueno hacerlo si el lactante está cortando un diente ya que la leche materna es la que le brinda las defensas necesarias para pasar de mejor manera estos períodos.

La mejor forma de llevar adelante el destete es de manera progresiva, no olvides que esto significará para tu bebé un cambio en sus sistema digestivo y debe acostumbrarse lentamente a ello; sumado a esto el destete se vive también como un cambio afectivo, ya que el niño se siente profundamente ligado a su madre a través de esta forma de alimentación. Lo correcto sería dedicar al menos dos semanas a este cambio para que la adaptación sea exitosa en todos los sentidos; intercalando una mamadera día de por medio hasta llegar a amamantar solamente a tu bebé durante la noche, que será lo último que le retires.

Recuerda cuando dejes de amamantar a tu bebé que además la alimentación con la leche que tu pediatra recomiende deberás ir agregando paulatinamente otros alimentos como: frutas, verduras, yogur, etc. Y nunca dejes de esterilizar adecuadamente el biberón.