Moda y Complementos

El cuidado de las zapatillas de deporte de los niños

Child's sport shoes

Los niños suelen llevar casi todo el año zapatillas de deporte que se ensucian bastante debido a su uso. Veamos cómo podemos hacer para limpiarlas y que parezcan nuevas.

Es recomendable que cuando se las quiten después de todo el día o tras hacer deporte las dejemos secar a temperatura ambiente para eliminar toda la humedad. También de vez en cuando debemos retirar la plantilla de las zapatillas, lavarla por separado o frotarla con un cepillo suave a fin de retirar los restos de humedad y prevenir infecciones y hongos. Además, podemos lavar o sustituir los cordones si están muy sucios.

Si al niño le sudan mucho los pies podemos echar un poco de talco en el interior y dejarlo toda la noche, cepillando unas horas después.

En cuanto a la zona exterior de las zapatillas, es aconsejable limpiarla con un cepillo viejo de dientes, agua templada y jabón neutro.

En el caso de que unas zapatillas de cuero o tela estén muy sucias, algo habitual en los niños, se pueden meter en una palangana con agua caliente y jabón neutro, sin lejía, frotando suavemente con un cepillo. Es importante que no estén mucho tiempo en remojo para que no se estropeen. Después las debemos dejar secar a temperatura ambiente, sin que les dé el sol directamente o frente a un radiador, ya que las estropea. Conviene, mientras se secan, abrir las zapatillas y rellenar el interior con papel de cocina o de periódico para que absorba la humedad del interior. Es mejor no utilizar la lavadora ni la secadora, ya que pueden estropear y deformar las zapatillas de deporte.

Si las zapatillas siguen sucias, sobre todo las blancas, podemos utilizar un poco de vinagre blanco o alcohol de 90° con un trapo para eliminar las manchas.

Ciertos materiales no se pueden meter en agua, como el nailon y el ante, ya que se estropearían. En estos casos lo mejor es adquirir un producto específico.