Salud

El cordón umbilical y sus cuidados

Todas las que hemos sido mamá sabemos lo que significan los primeros días y el temor que nos da el cuidado y la higiene del cordón umbilical de nuestro recién nacido, sobre todo cuando somos primerizas. Este pequeño cordón que fue tan importante mientras nuestro peque crecía dentro de nuestro vientre ahora se convierte en un trocito de tripita que debe cicatrizarse con el mayor de los cuidados.

Para cuidarlo como es debido es necesario lavarlo con alcohol al 70% y luego cubrirlo con gasa esterilizada, esto debe realizarse como mínimo una vez al día; o cada vez que al higienizar a nuestro bebé veamos que la gasa se ha manchado. Es sumamente importante que la orina y las heces del peque no lo toquen.

Otra cosa a tener en cuenta es que el bebé no deberá bañarse con inmersión hasta la caída total del cordón. Durante este tiempo en que esperamos esa caída debemos prestar atención a ciertos signos de alarma que pueden ser:

– cordón pegajoso o que supura
– color rojizo en la piel que rodea el ombligo
– granitos o sarpullido cerca del ombligo
– cordón que supura sangre

Ante cualquiera de estas señales debemos recurrir con urgencia al médico pediatra que atiende a nuestro bebé. Sin alarmarnos pero tampoco dejar pasar el tiempo.

Fuente e imagen: hijosconsalud