Embarazo

El cordón umbilical, su importancia en el embarazo

Uno de los momentos más hermosos vivenciados por las mujeres es el que se lleva a cabo durante el embarazo. Ellas transitan por toda clases de emociones y estados que hacen de este tiempo algo único y maravilloso. Las marcas que dejan en cada una de ellas el orgullo de saber lo que fueron capaces de lograr y el pequeño que trajeron al mundo nos lo demuestra el ombligo, producto de la acción ejecutada durante el embarazo por el cordón umbilical. Éste tiene un papel sumamente importante, y es el que le permite al feto respirar, que intercambie sustancias con la placenta y al ser gelatinoso lograr que el bebé no se enganche en él.

Durante el embarazo el cordón tiene la función de mantener la vida del bebé, alimentándolo y dándole respiración. Una vez terminado el parto, éste deja de ser necesario ya que en el niño cobran participación sus pulmones y logra respirar por si solo, entonces el médico se encarga de cortarlo. Ni la madre ni el bebé se percataran del corte ya que el cordón no presenta ningún nervio. Habitualmente hay que esperar un tiempo breve para cortarlo, y muchas veces se recomienda colocar al recién nacido en el pecho de la madre, para que se cree una especie de lazo que selle la unión entre ambos.

En extrañas ocasiones el cordón puede generar algún problema grave respecto de la respiración del bebé si éste se le enroscara, lo que llevaría a la provocación de un parto inmediato y en algunos casos también una cesárea. La formación de nudos del cordón no generaría problemas mayores ya que éstos son débiles y se deshacen con facilidad. Si en cambio procedería a enrollarse con varias vueltas apretadas alrededor del niño se procede a cortar el cordón de la manera más rápida posible y así evitar complicaciones entre la placenta y el útero.

También puede suceder lo que se conoce como prolapso del cordón durante el parto. Es muy común en aquellos partos donde el bebé es prematuro, ya que el cordón al resbalar debido a la fuerte presión ejercida por el niño encuentra un espacio que no le impedirá en absoluto deslizarse hacia abajo.