Salud

El calor y los bebés

Depositphotos_12337509_l

El exceso de calor puede ser peligroso para el bebé, sobre todo si es recién nacido. Veamos cómo podemos ayudarle a mantener una buena temperatura corporal.

Tenemos que procurar que la temperatura en casa oscile entre los 21 y los 24ºC, ya que así el  bebé estará más cómodo. Es importante que ventilemos la casa, pero debemos tener especial cuidado con las corrientes de aire porque puede enfriarse.

En los climas de interior la humedad suele ser muy baja, por eso conviene adquirir humidificadores para prevenir que se le resequen las vías respiratorias. Por el contrario en las zonas muy húmedas en verano, como la costa, podemos tener un deshumidificador para que el bebé no se sienta molesto.

Para evitar un golpe de calor, algo a lo que el bebé dadas sus circunstancias es más sensible, debemos estar muy atentos. Por ejemplo no debemos dejar que el bebé esté expuesto al sol, ni siquiera si lleva protección solar, hasta que por lo menos tenga un año.

Cuando estemos en el exterior conviene que lleve un gorrito. La ropa ha de ser siempre de algodón y color claro, evitando que le esté apretada. Además tenemos que estar pendientes para que vaya bebiendo de forma frecuente en el caso de que ya tome agua. Si toma pecho ya obtiene de la leche el líquido que necesita, pero si hace mucho calor puede que necesite otra toma para hidratarse, por eso debemos ofrecerle y ver si quiere.

En cuanto al aire acondicionado, ya sea en casa o en el coche, debemos evitar que la diferencia con la temperatura exterior supere los 10 grados porque son mucho más sensibles a los cambios bruscos de temperatura. Asimismo no debemos dejar al bebé cerca del chorro de aire.

Si no tenemos aire acondicionado en casa y hace mucho calor tenemos que bajar la persiana de la habitación del bebé para que pueda descansar. También podemos poner toldos para evitar que se recaliente este espacio. Las sábanas, al igual que la ropa, deben ser siempre de algodón.

Y a la hora de pasear al bebé mejor hacerlo al final de la tarde cuando las temperaturas empiecen a bajar.