Salud

El asma y los deportes en la infancia

Si bien hay investigaciones muy serias y precisas sobre la práctica de deportes en niños con problemas alérgicos y la reducción de los síntomas; también es cierto que muchos por temor a un ataque de asma no realizan actividades deportivas. Y es que una cosa es el deporte para los niños con alergia y otra muy distinta para los que padecen de asma.

También es cierto que está harto demostrado el beneficio y los efectos positivos del deporte en los peques respecto del sistema cardiovascular, respiratorio y muscular; y que en el caso de los peques alérgicos estos beneficios son mayores. De todas formas hay una realidad que nos indica que uno de cada cinco peques asmáticos no pueden realizar deportes. Al menos hasta que reciban un tratamiento que les resuelva esa limitación.

Con lo que llegamos a la conclusión de que los niños con asma no deberían verse excluídos de la práctica deportiva, sin embargo es necesario un tratamiento adecuado e individualizado para que estos niños puedan hacer actividades físicas al igual que un niño sano.

Para ello algunas de las cosas a tener en cuenta son: las condiciones del recinto si se practica un deporte en un sitio cerrado, los factores climáticos en caso de hacerlo al aire libre, los materiales con que están confeccionados ciertos elementos que se utilizan como colchonetas o tatamis. En todos los casos lo aconsejable es que nosotros, como padres, nos asesoremos con un profesional especializado en enfermedades respiratorias; o al menos consultemos al pediatra de confianza.