Educación

El adolescente frente al divorcio de sus padres

Que en una familia surja el problema de un divorcio hoy en día ya no horroriza a nadie, pero no por eso deja de ser un inconveniente que afecta no solo a la pareja sino, y por sobre todo, a los hijos. Los conflictos que se ocasionan, antes – durante y después del divorcio suelen ocasionar grandes problemas en los peques de la familia, especialmente si estos son adolescentes, ya que se encuentran en una etapa de por sí difícil de sus vidas y deberán liar además con la ruptura de su propia familia.

Estas crisis suelen profundizarse luego de un tiempo cuando los padres deciden rehacer sus vidas, y entonces pretenden, la mayor parte del tiempo apresuradamente, que sus hijos acepten estas nuevas familias, cuando suele suceder que aún el adolescente no ha logrado superar la etapa anterior. No se olvide que su hijo vive el divorcio como una pérdida tremenda y que depende de nosotros que pueda asimilarla de la mejor manera.

De todos modos estas situaciones se dan y debemos saber manejarlas, a continuación dejamos una serie de síntomas que deberían alertarnos frente a esta nueva conformación familiar y las actitudes de nuestro hijo adolescente.

- Aislamiento: sumado a una negativa por recibir ayuda para superar la crisis que enfrenta
– Enojo: aumento de la irascibilidad, por lo general esto se debe a las presiones y a cierto sentimiento de culpa por la situación
– Inseguridad: en todos los aspectos de su vida
– Alejamiento: tanto de sus familiares como de sus amigos
– Enojo: generalmente contra el padre o padrastro, o alguna actitud violenta hacia algún familiar

Todos estos síntomas deben alertarnos para buscar la ayuda de un profesional que pueda guiarlo hacia la salida de su propia crisis, que va mucho más allá de la crisis familiar que se ha vivido.