Salud

La diarrea en el bebé

Una de las enfermedades más comunes en los bebés es la diarrea, sobre todo cuando estos tienen menos de 3 años, ya que si no ponemos especial cuidado en su alimentación e hidratación son muy propensos a deshidratarse con una rapidez que nos sorprende. Este trastorno tiene múltiples factores que lo ocasionan, estos van desde la administración de ciertas medicaciones como los antibióticos, el consumo de frutas en exceso, alguna enfermedad o infección y hasta la sensibilidad que tu bebé pueda tener a ciertos alimentos.

Deshidratación y diarrea

Que tu niño consuma mucho líquido diariamente depende exclusivamente de ti, especialmente cuando abandona la lactancia, pero aún en el período en que es amamantado debes suministrarle la cantidad necesaria de líquidos para evitar que se deshidrate. Esta reposición de líquidos, que va perdiendo a lo largo del día, se soluciona dándole a beber al menos un litro de agua diario. En casos extremos de deshidratación acompañada de vómitos se deberá suministrar líquidos con la ayuda de tu médico pediatra.

Consecuencias de la diarrea

Por lo general un peque con diarrea pierde el apetito, aunque esto sea algo que usualmente nos alarma en demasía debemos comprenderlo, ya que no será tan grave si puede ingerir la cantidad de líquidos que necesita para combatir ese cuadro. Esta ausencia de apetito se puede prolongar hasta por dos días. Pasados los días de inapetencia deberás comenzar a alimentarlo gradualmente, evitando las comidas pesadas o grasosas. En todos los casos no dejes de consultar con el profesional de tu confianza.
Imagen | Similac