Salud

Deficiencias auditivas infantiles – Parte 1

deficiencias-auditivas-infantiles-parte-1

 Las deficiencias auditivas (hipoacusia) o la sordera (cofosis), refieren a la dificultad o la imposibilidad de percibir con el sentido de la audición en uno o en los dos oídos. Hay características particulares en cada una de las mencionadas, así mismo puede tratarse de una enfermedad hereditaria, secuelas de enfermedades, exposiciones largas a ruidos intensos, medicaciones agresivas etc.

El bebé cuando nace o ante la consulta de los padres al pediatra por conductas “poco convencionales” (mi sobrino no respondía cuando lo llamábamos y ya tenía cinco años) en cualquier etapa del desarrollo evolutivo infantil ante los sonidos, realizan un estudio llamado audiometría para determinar el grado de audición del peque y en el cual es frecuente que den resultados diferentes en cada oído. La pérdida de la capacidad de poder oír tiene grados de severidad: leve, benigna, media o profunda, la contención familiar es fundamental para poder colaborar en la nueva manera de vincularse del niño/niña, pues deberá emprender un camino de diferentes aprendizajes.

Hay diferentes criterios para catalogar la pérdida de audición:

  • localización de la lesión (pérdida auditiva de transmisión, en el área neurosensorial o de percepción, mixta o central),
  • grado de pérdida de la audición (leve, media, profunda o severa),
  • las factores causales (malformaciones, infecciones, lesiones accidentales, otitis, obstrucciones y/o hereditarias),
  • la edad en la cual comenzó a manifestarse esta afección (puede manifestarse desde el nacimiento o en el crecimiento del peque por circunstancias mencionadas anteriormente).

Sin duda la edad en la que se detecta es fundamental para que el infante reciba las estimulaciones correspondientes para poder insertarse en la sociedad, ya que es una de las afecciones que más dificultades puede darle sino se lo guía correctamente en el momento preciso. Pero no tiene relación alguna con la capacidad intelectual ni habilidades para el aprendizaje de conocimientos, solo que requerirá de formas educativas diferentes que lo traten desde la inclusión.

Los peques con esta dificultad tendrán diferencias en aprender el vocabulario (que generalmente se da por imitación en la oralidad en los más pequeños) y en todo lo relacionado con la expresión / comunicación verbal, los peque aprenderán a utilizar recursos manuales o medios orales donde puedan combinarlos en la instrucción que van recibiendo. Se estimula muchas veces el “oído residual”, en la actualidad la tecnología les brinda: screenphone (teléfono con pantalla de cristal líquido a través del cual puede leer la transcripción de la conversación con el interlocutor), savia o digital bionics (audífono que introduce las capacidades exclusivas de los sistemas biológicos con la tecnología digital), amplificadores auditivos, retroauriculares, intraconducto (IC, ITE; BTE etc) y demás prótesis.