Educación

Decirle NO a nuestros hijos adolescentes

Si algo difícil nos espera en nuestro camino como padres es la etapa de la adolescencia. Algunos más, otros menos; pero no hay adolescente que no se revele ante ciertas pautas establecidas, especialmente las familiares. Esto puede convertir a toda la familia en un verdadero caos o puede enseñarnos a tomar las riendas del asunto como padres y ayudarlo a transitar esa etapa tan conflictiva de la mejor manera posible.

Una de las primeras cosas que debemos aprender es justamente a decir NO. Si nuestro hijo adolescente ha cometido un acto inaceptable es necesario que actuemos con rigurosidad pero sin que eso ponga en dudas el afecto que sentimos por él. Los límites también son una expresión de amor, quizás la más grande, ya que estamos ayudándolo a crecer de la mejor manera. Nadie dijo que esto fuera fácil, ni para ellos ni para nosotros como padres.

Lo principal es que nosotros mismos comprendamos que un NO a tiempo nos puede librar de situaciones realmente graves. Recuerden siempre que un adolescente sin límites es un peligro potencial para él mmismo. Cuando llegue el momento de decirles que NO será necesario que esto ya esté lo suficientemente claro en nuestras mentes y corazones como para poder hacerlo con la mayor calma y el absoluto convencimiento de que estamos actuando desde el amor.

Cuando decimos NO debemos evitar los puntos tajantes y sin argumentos, nuestro hijo necesita explicaciones simples y claras. Si somos justos en lo que estamos haciendo siempre las tendremos. Sin gritos, sin agresiones y siendo consecuentes con nuestras convicciones y acciones es la única forma en que un NO a tiempo sea realmente el camino indicado para la educación y formación de nuestros hijos.