Educación

¿Deberes en verano?

Young boy doing homework

El tema de los deberes en verano suele generar bastante controversia, ya que muchas personas consideran que se trata de un castigo y que los niños deben descansar durante todos los meses de vacaciones.

En algunos colegios sí que se recomiendan cuadernos de actividades para que los niños los hagan en verano y evitar que pierdan los conocimientos adquiridos durante el curso. Si esto sucede al menos se intenta que las materias sean más divertidas y que no sea necesario que el niño pase horas y horas sentado en una mesa. Lo ideal sería hacer ejercicios un rato cada día a una hora determinada, descansando los fines de semana.

Más que los conocimientos que puedan adquirir, el objetivo de las tareas de verano es que los niños no pierdan el hábito de estudiar y aprender, fundamental para su futuro.

Además cada niño es diferente, algunos se toman estas actividades o deberes como algo natural y les gusta, mientras que otros los rechazan y se niegan a hacerlos o ponen bastantes problemas.

Si en el cole no le han dado deberes para el verano, una buena idea es buscar alternativas que consigan el mismo objetivo. Por ejemplo si el niño tiene problemas con la asignatura de inglés le podemos apuntar a un campamento de día o a un taller donde todo sea en inglés, así aprenderá sin darse cuenta y estará de lo más entretenido.

En casa podemos organizar actividades que estimulen su creatividad, como las manualidades. Si el niño tiene problemas de escritura podemos pedirle que escriba cuentos o un diario con lo que ha hecho. También podemos comprarle libros adecuados a su edad.

Por todo ello, y aunque las vacaciones son para descansar, no está de más hacer un rato cada día deberes o actividades, siempre que no sean en exceso ni aburridas.