Seguridad

¿Debe dormir el niño en misma cama con los padres?

Parents sleeping with child

Algunos niños duermen en la cama con los padres, una costumbre que afecta a la pareja y que muchas veces se hace por comodidad, aunque siempre es mejor que aprenda a dormir solo en su habitación.

En el caso de los recién nacidos es normal que duerman en la habitación de los padres, por lo menos hasta los cinco o seis meses, ya que así es más fácil controlar al bebé y darle pecho por la noche. De todas formas no deben dormir en la misma cama que los padres para evitar riesgos como aplastamientos, golpes, caídas o asfixia.

Además, si se acostumbran a dormir con nosotros luego será más complicado que quieran dormir en su cuna.  Aunque el niño se sentirá más seguro durmiendo con sus padres es importante que aprenda a dormir en otra habitación para que en el futuro sea más independiente y tenga su propio espacio.

Si el niño duerme con los padres no descansaremos, lo cual repercutirá negativamente porque estaremos siempre cansados e irritables, además de afectar a la relación de pareja.

Si queremos estar pendientes del niño siempre podemos utilizar aparatos que nos permiten oírle e incluso verle y dejar las puertas abiertas. Si algún día el niño está enfermo podemos dejarle dormir en nuestra cama, pero sin que se convierta en una costumbre. Hay que tener en cuenta que si el niño se habitúa a dormir con los padres después resultará muy difícil que deje de hacerlo. Por ello desde que son muy pequeños deben seguir unas rutinas a fin de que aprendan a dormir en su cama a la misma hora. Podemos ayudarle dándole un peluche, contándole un cuento o charlando un rato con ellos.

Si se despierta a media noche y viene a nuestra habitación debemos llevarle a su cama y quedarnos un rato con él hasta que se calme, aunque por comodidad muchas veces dejamos que se quede con nosotros, un error.