Moda y ComplementosSeguridad

De paseo con el pequeño

de-paseo-con-el-pequeao

Los paseos, excursiones e inclusive los viajes son muy beneficiosos para los pequeños en todos los aspectos, y pueden comenzarse desde las primeras semanas de vida. Un bebé no tiene que ser un obstáculo para realizar desplazamientos extensos si sus padres saben organizarlos y planearlos debidamente.

Todos los paseos resultan un excelente sedante para los pequeños al tiempo que les ofrecen la posibilidad de variar su entorno habitual y observar objetos y personas hasta ahora desconocidas para él. Las primeras salidas se pueden iniciar en las primeras semanas de vida, comenzando por salidas de poca duración. Luego se irán aumentando gradualmente.

No debemos limitarnos únicamente a los días soleados, y solamente en situaciones de muy bajas temperaturas, niebla o lluvia será recomendable suprimirlas. De la misma forma que del mal tiempo debemos protegerlos del sol directo y fuerte. Si el calor es demasiado intenso, es conveniente tener siempre un poco de agua fresca a mano a efectos de prevenir cualquier deshidratación posible. Ya al aproximarse al cuarto mes, al pequeño le gustará observar todos los objetos: árboles, autos, peatones. Tan rápido como sea capaz de mantenerse sentado o reclinado, será correcto abandonar el cochecito y hacer los paseos en una sillita.

Todos los desplazamientos son para los pequeños más que necesarios y muy beneficiosos también para sus padres, siempre que se organicen previamente y se tomen las precauciones necesarias. Ni siquiera los viajes por mar, en avión o en tren, será correcto rechazar si nuestros pequeños se encuentran en un buen estado de salud.