Embarazo

Dar a luz en verano… también tiene sus ventajas

Happy family together, parents celebrating their little child by the seaside at sunset,

Cuando conocemos a una mujer que va a dar a luz en verano casi siempre pensamos que con el calor tanto ella como el bebé lo pasarán peor, pero no tiene por qué ser así.

El verano también tiene sus ventajas, por ejemplo la mujer puede que se sienta de mejor humor y menos estresada. Además los días, al ser más largos, permiten que tenga más tiempo para hacer cosas que le apetezcan, como pasear o tomar algo tranquilamente en una terraza.

Por otra parte en verano muchos de los familiares tendrán vacaciones y podrán hacerle compañía y ayudar cuando nazca el bebé.

Asimismo durante estos meses la mayoría de las tiendas están de rebajas, por lo que es el momento perfecto para hacer las compras de todo lo necesario para el bebé, como la bañera o una trona. Cuando un niño nace en verano se necesita mucha menos ropa, algunos bodies y pijamitas de algodón serán suficientes, aunque conviene tener un arrullo por si refresca.

También en verano, una vez que nazca el bebé, es posible sacarlo a pasear por la tarde cuando no haga demasiado calor, algo que no se puede hacer si nace en invierno y el tiempo no acompaña.  El paseo ayuda a que el bebé no tenga ictericia y además lo estimula.

En verano hay menos gente resfriada o con gripe, por lo que el bebé tendrá menos posibilidades de ponerse enfermo o de sufrir problemas respiratorios.

De todas formas la mujer no debe bañarse ni en la playa ni en la piscina durante la cuarentena para evitar infecciones puesto que el cuello uterino no se ha cerrado del todo.

Y muy importante, hay que beber mucha agua para estar hidratada y protegerse del sol con gorros y crema con un factor superior a 30.