Salud

Cuidar los dientes de nuestros peques, una tarea imprescindible

Desde pequeños el cuidado que los padres deben ofrecerle a sus hijos es sumamente importante para que puedan desarrollarse plenamente a lo largo de sus vidas. Desde el entretenimiento, sus gustos y preferencias, la manera de vestirlos y hasta sus necesidades básicas, los padres deberán estar alertas ante cualquier situación que requiera de mayor atención. Dentro de lo que consideraríamos como necesidades básicas, se encuentra como rasgo principal la enseñanza basada en la necesidad de mantener su higiene personal.

Tanto así es indispensable también que consideren su higiene bucal como una actividad que deben realizar casi inconscientemente. A diario deberán cepillarse los dientes correctamente después de cada comida, antes de dormir y luego de levantarse. Para que tengamos un resultado óptimo del proceso que comenzaremos a practicar, se deberán cepillar los dientes superiores e inferiores desde las encías hacia éstos. Tanto el cepillado como los alimentos que digieren a diario son indispensables para un buen mantenimiento de sus dientes.

A partir de los 5 años, el pequeño comenzará a cambiar sus dientes por aquellos que formaran parte de su dentadura definitiva. Esto traerá aparejado la visita del Ratón Pérez, lo que para muchos niños cambiar un diente a partir de su llegada no será tan doloroso. Ahora si, a partir de este momento es indispensable que los padres lleven a sus hijos al dentista, donde tomarán verdadera conciencia de la importancia que tienen sus pequeños dientes, y la costumbre de asistir por lo menos una vez al año los incentivará para que el día de mañana lo hagan por cuenta propia.

Una vez que el niño se informe sobre las ventajas que tiene el hecho de mantener una buena higiene bucal, sabrá también algunas de las consecuencias que conlleva no tener una buena alimentación, rechazando todo tipo de golosinas que no solo no aportan nada nutritivo sino que además dañarían sus dientes provocándoles caries.