AlimentaciónSalud

Cuidado con la gordura y la obesidad

Obesidad infantil

Los pequeños obesos están prácticamente condenados a luchar toda la vida contra esos kilos de más, que incluso pueden llegar a suponer un real peligro para la calidad de su vida.

Muchos padres piensan que el exceso de kilos de sus hijos desaparecerá con el tiempo, cuando el niño pegue el estirón. Sin embargo, a veces no sucede eso, las grasas son muy difíciles de combatir. La obesidad puede ser originada por dos motivos: al incremento en la cantidad de células (adipositos) que están en los tejidos subcutáneos o a que las ya existentes aumenten considerablemente de tamaño.

Varias veces bastará simplemente con suprimir los dulces, verdaderas bombas calóricas que se consumen sobre todo entre las comidas. Hay que tener cuidado también con los excesos de refrescos y gaseosas. Los cambios deben hacerse muy lentamente, la victoria estará en la constancia. También es conveniente reducir las cantidades de arroz, pastas y pan.

Si no corregimos la obesidad de nuestros pequeños ahora, lo sentenciaremos a ser una persona adulta con probables inconvenientes de salud. Cuanto antes ayudemos a eliminar la gordura, más serán las posibilidades de éxito y menos los riesgos de futuras secuelas. El ejercicio físico no es suficiente, habrá que eliminar los abusos en los regimenes alimenticios, luego de consultar con un especialista.