EmbarazoSalud

El recién nacido y el cordón umbilical

El mayor temor de una madre primeriza es el correcto cuidado del ombligo del bebé, en la mayoría de los casos estos temores son infundados y extremos, ya que con un poco de atención y simples hábitos de higiene todo funcionará perfecto. La correcta formación del ombligo posterior a la caída del cordón umbilical solo dependerá de que los padres sean claramente informados al respecto.

Limpieza y precaución

En tanto el bebé tiene el cordón umbilical, este debe ser higienizado cada vez que se cambie el pañal, y para hacerlo solamente se necesitará un poco de algodón o un pañito humedecido con alcohol. De esta forma se evitará toda infección provocada por contacto con las heces del bebé o su orina. Otra precaución que se debe tomar es la de evitar todo roce entre el pañal y el cordón, para esto se recomienda doblar hacia abajo la parte de la cintura del pañal, ya que además de esta forma se alejará la orina del mismo.  Todavía hay personas que además escogen envolver delicadamente el cordón con una gasa para mayor aislamiento.

Caída del cordón y formación del ombligo

La caída del cordón umbilical se produce entre los 8 y 21 días de vida del bebé, hasta que esto no suceda lo mejor es evitar los baños por inmersión, así evitaremos infecciones y además le daremos mayores posibilidades de que se seque, proceso que antecede a la caída. Durante ese período se deberá bañar al bebé con una esponja humedecida o una toalla suave. La mayoría de los bebés lo pierden antes de los 10 días de vida, no te impacientes. Eso sí, pasado un mes si el cordón aún no se ha desprendido, deberás recurrir a tu pediatra de confianza para que lo quite.

httpv://www.youtube.com/watch?v=vjF8g0wpVJM

Foto: Captura de www.sxc.hu